La “E”

Se calló la E y el precipicio abisal sacó a relucir las tensiones telúricas de egoismo y ambición que acabaron por destruir, como un alacrán de aguijón suicida, la Rosa que en su día sirvió de esperanza para una España social, progresista, cosmopolita e integradora de todos los acentos que la distinguen y enriquecen (cualquiera que fueran las grafías que los representan).

No puede defender la E de español a quien es intrascendente en Euskadi, Madrid, Catalunya, Castilla y León, Galiza, Murcia, Navarra … y, además, pretende recuperar su papel vendiendo homogeneización y provincianismo, olvidando su esencia social, federal y cosmopolita y jugando al interés a corto plazo.

La Rosa se ha marchitado no por dejar de ser socialista, no por olvidar a  una parte de sus afiliados en función de intereses generales, se ha roto  definitivamente porque se ha convertido en un monstruo desequilibrado por el peso de uno de sus 17 miembros y en vicario de aquellos que nunca le han votado, por lo que ya no puede vertebrar ni representar a la España plural que un día le otorgó mayoritariamente su confianza. Por dejar de ser español y convertirse en españolista o españolé, el PSOE ha muerto ¡Viva el Partido Socialista Andaluz!, cabeza o cola, según se dé, del nacionalismo meriodional peninsular.

Postdata: ¿Cuándo volverá a haber un partido con capacidad vertebradora que pueda llevar con coherencia la E en sus siglas?  ¿Llegará a tiempo para evitar, al menos, 20 años de marianismo?
Anúncios

Deixe uma Resposta

Preencha os seus detalhes abaixo ou clique num ícone para iniciar sessão:

Logótipo da WordPress.com

Está a comentar usando a sua conta WordPress.com Terminar Sessão / Alterar )

Imagem do Twitter

Está a comentar usando a sua conta Twitter Terminar Sessão / Alterar )

Facebook photo

Está a comentar usando a sua conta Facebook Terminar Sessão / Alterar )

Google+ photo

Está a comentar usando a sua conta Google+ Terminar Sessão / Alterar )

Connecting to %s